Yoga
discirculos_pilates

El Yoga (del sánscrito yoga ‘unión’) se refiere a una tradicional disciplina física, mental y espiritual que se originó en lo que es hoy la India hace más de 5.000 años, como una ciencia de la vida para conservar, preservar y recuperar la salud física, mental y emocional, así como para responder a preguntas filosóficas universales y transversales a todo culto y cultura, como la verdad sobre la existencia y el universo, el origen del sufrimiento y la manera de alcanzar la felicidad como un estado interior puro, independiente de cultos religiosos específicos. Durante siglos, esta milenaria tradición filosófica y disciplina, se ha implementado como un sistema psicológico, médico y espiritual.

Si bien el Yoga comienza con prácticas de técnicas psicofísicas, no es esta su finalidad, pues estas técnicas son sólo la base de un desarrollo espiritual. Su objetivo es y ha sido, durante 5.000 años, el espíritu.

Para entender esto es necesario definir el espíritu en términos científicos o noológicos. Los estados espirituales son nuestros sentimientos y pasiones que tienen como sostén la emoción, nuestro mundo afectivo y estados anímicos; eso es nuestro plano espiritual. La tristeza, alegría o la felicidad son estados espirituales y son sentimientos, pues nuestro espíritu está compuesto por sentimientos. Nuestro mundo interior son nuestros sentimientos.

En una primera definición del Yoga hace unos 2000 años, Yogacharya Patanjali afirmó:
“Yoga Chitta Vritti Nirodha”, lo que significa:
“El Yoga es el control de las vibraciones emocionales sobre la Mente”.

Los sentimientos, pasiones y emociones no son parte de nuestro mundo mental, pues la mente sólo es el proceso de cogniciones del ser humano. La mente tiene como unidad la idea y la imagen, con ellas elabora cadenas de ideas e imágenes llamadas pensamientos, procesa recuerdos y creencias, pero sólo interpreta el mundo espiritual, sin percibirlo en su totalidad. Antes que nada, debemos entender un dato de la realidad que no se nos debe escapar: ser espiritual no significa ser religioso. La religión es una cosa y la espiritualidad, otra.

El arte, por ejemplo, es noológicamente una disciplina espiritual, pero nada tiene que ver con la religión. El artista siente y hace sentir, ese sentimiento que nace como consecuencia de su obra y el estado que surge de la misma es espiritual.

Así, hoy podemos comprender que sobre las tres inteligencias básicas, la mental, la corporal y la espiritual, existen sub-inteligencias.

inscribeteaqui